Publicaciones Similares

4 comentarios

  1. Quizá no hay arte sin demonios. La tranquilidad no suele engendrar sentimientos desatados y sin ellos es difícil crear algo sublime. Supongo que todos los artistas tienen un diablo gordo que no deja de pincharles en el culo.

  2. La calma no ayuda en la búsqueda de lo sublime. Y tú, como artista, ¿renunciarías a tu creatividad a cambio de una algo?

  3. A mí me gustaría renunciar a todo, suprimir el ego y alcanzar el nirvana, pero estoy enfermo y no consigo curarme. Si algún día consigo mi propósito, me convertiré en un Bartleby, no volveré a escribir ni a componer y quien quiera verme tendrá que venir a mi casa donde probablemente me encontrará plantando nabos o podando sin prisas, que es lo que todo el mundo debería hacer para recobrar la cordura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.