Publicaciones Similares

4 comentarios

  1. Cierto, vivimos en un mundo cada vez más aislados de lo que nos rodea, y esta historia además de ciencia ficción parece tener mucho de una realidad que nos negamos a reconocer. Y eso resulta cuanto menos inquietante. Fantástica reseña.

  2. La novela no pretende ser un análisis exhaustivo de las lacras humanas, pero el protagonista no puede olvidar ni cortar sus raíces. Y tiene presente durante toda la obra todo aquello que le asqueaba en la tierra. Lo que es seguro es que en el planeta Sal, rodeado de máquinas a las que percibe sinceras y exentas de malicia, se siente más acompañado que en la tierra. Muchas gracias, María, por estar siempre ahí.

  3. Este es —sin duda— el gran tema: nuestra insularidad. Una insularidad que se ve exacerbada en estos tiempos anónimos. Amigo David, vuelves a descubrirnos una obra interesante. En cuanto a esta editorial que aún no es editorial siendo probablemente más editorial que cualquier editorial, encantado de conocerla.

  4. Totalmente de acuerdo, PL Salvador. Somos islas obedientes. Hay "locos" que no maquillan su soledad y preferirían ser libres.

    Creo que esta editorial que aún no es editorial, como bien dices, tiene más amor por la literatura (y las ideas más claras), que muchas de las que llevan décadas bombardeándonos con sus bestsellers.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.